La necesaria Reforma Constitucional del Poder Judicial es urgente

por Mercedes Romero.

Ante la golpiza a rebencazos que sufriera una persona que se desempeñaba como peón rural en Salto, considero que el debate sobre si el pedido de procesamiento debe ser con o sin prisión, es estéril.

Una vez que el proceso recorrió su camino –y tuvo sus instancias de impugnación por los mecanismos previstos legalmente- ya no hay otra solución desde punto de vista procesal.

Una medida correctora a desvíos e influencias que hoy –posiblemente– vivimos, es la Reforma Constitucional del Poder Judicial, ese tema que los y las frenteamplistas aún no nos animamos a encarar.

Por lo tanto brego para que tomemos al toro por los cuernos y hagamos –del Judicial– un verdadero Poder Popular.

Un poder objetivo, independiente, garantista y no la herramienta por la cual se tomen revanchas políticas (dependiendo de quien defiende según qué posición, por ejemplo).

Un poder objetivo, independiente, garantista y no una herramienta para la avanzada neoliberal e imperialista, tal y como ha sucedido en Brasil.

Un poder objetivo, independiente, garantista y no una herramienta que desconoce la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad.

Desconozco si –en este caso– la resolución es firme pero creo que ese no es el nudo del problema, sino que ¡pasa por otras cuestiones más profundas y urgentes!

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑